Objetivos

En el marco del Proyecto Acracia el grupo investigador se plantea, además del análisis y la comprensión del movimiento antisistema, la prevención de eventuales acciones violentas y el fomento socioeducativo de la participación democrática. En este sentido, surge la idea de crear un registro referencial de datos sobre la realidad de los grupos antisistema. La denominación de dicho registro es “OBSERVATORIO DE LOS ANTISISTEMA”.

La complejidad del movimiento antisistema y su impacto en la sociedad justifican el nacimiento de este observatorio que aspira a ser atalaya privilegiada en la identificación y registro de su realidad estructural patente, latente y simbólica. Se pretende igualmente que el observatorio sea una plataforma de diálogo en la que se contrasten y generen ideas, informaciones y orientaciones de naturaleza educativa y social.

Este blog se crea como un espacio de construcción e intercambio de ideas. Desde aquí te animamos a ti que nos visitas a que participes activamente.

jueves, 11 de octubre de 2012

Adolfo Posada (Oviedo 1860 - Madrid 1944) escribía alrededor de 1930 :
Pero el síntoma más alarmante y más significativo del "momento crítico" actual ha de verse en la actitud espiritual de numerosos grupos densos del mundo que llaman "intelectual", de los "escritores"; actitud de militantes agresivos mezclados en las luchas pasionales y,por tanto, incapacitados para el cultivo sereno y desinteresado de las verdad por la verdad misma, independientemente de sus efectos políticos inmediatos; función propia del filósofo, que mira hacia la eternidad o hacia adentro, y del sabio, que mira hacia arriba y hacia lo universal. Para el filósofo o el sabio la verdad tienen en sí un valor como verdad; en cambio, para las gente a que se alude, la verdad se aprecia y valora en vista a su eficacia inmediata: es la verdad como proyectil, que vale por lo que destruye, o como salto de agua, que vale según lo que se le aproveche...1

Comentando a Charles E. Merriam en su New Aspects of Politics, University of Chicago Press, 1925 enumeraba los nuevos factores de la vida social que justificaban la necesidad de un cambio en la forma de hacer política:
1º, el movimiento democrático: expansión de la ciudadanía y mayor volumen - masa - del elemento activo del Estado; 2º, el aumento de tiempo libre en la asa humana: expansión del goce de su tiempo en la vida y la aplicación posible del mismo a las preocupaciones políticas; 3º, la elevación educativa de la humanidad: expansión de la enseñanza y de la cultura, y 4º, las nuevas formas de intercomunicación en el dominio de la naturaleza por la técnica, el influjo concurrente, digo, de estos factores, es el que probablemente obliga a realizar el "reajuste de las bases del orden político y el que requiere el desenvolvimiento de la técnica del gobierno según un plan o sistema totalmente diferente del que hasta ahora se ha aplicado". Y nos e tratará sólo de un cambio o desviación "en el carácter del pensamiento general, sino de una posible reorganización de los tipos y realizaciones del razonamiento político en sus puntos más avanzados".1

Impresiona lo fácil que es olvidar que esto fue escrito hace ochenta años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada