Objetivos

En el marco del Proyecto Acracia el grupo investigador se plantea, además del análisis y la comprensión del movimiento antisistema, la prevención de eventuales acciones violentas y el fomento socioeducativo de la participación democrática. En este sentido, surge la idea de crear un registro referencial de datos sobre la realidad de los grupos antisistema. La denominación de dicho registro es “OBSERVATORIO DE LOS ANTISISTEMA”.

La complejidad del movimiento antisistema y su impacto en la sociedad justifican el nacimiento de este observatorio que aspira a ser atalaya privilegiada en la identificación y registro de su realidad estructural patente, latente y simbólica. Se pretende igualmente que el observatorio sea una plataforma de diálogo en la que se contrasten y generen ideas, informaciones y orientaciones de naturaleza educativa y social.

Este blog se crea como un espacio de construcción e intercambio de ideas. Desde aquí te animamos a ti que nos visitas a que participes activamente.

jueves, 28 de febrero de 2013

Antisistemas en la de la final de la copa de SM el Rey en 2012 (y IX))

4º.- La comunicación en esta situación de estos grupos eversivos identitarios Herri Norte Taldea y Boixos Nois situados en la misma onda es muy peligrosa cuando son convocadas a un evento nacional de carácter sistémico, como es el caso que reseñamos: presencia en el palco de SAR el Príncipe de Asturias acompañado de la asonada del himno nacional, a tener muy en cuenta desde la perspectiva de seguridad porque se puede generar un movimiento caótico de multitudes y descontrolar las masas en las gradas del fútbol, ya que se pueden originar comunicaciones de una multitud a otra similar, lanzando consignas, sloganes , gritos, silbidos, insultos y un largo etcétera, difícil de cortar y más de reprimir, con el peligro de desplazamientos en grada de esas multitudes capaces de transformarse en turbas, con el peligro de auténticas catástrofes y masacres humanas.

5º.- Acorde con la clasificación europea de simpatizantes de clubs de fútbol, se vienen distinguiendo tres perfiles, los denominados grupo A que son los hinchas, personas normales que se apasionan con
sus equipos y que no van más allá de los aconteceres deportivos; los B, que son etiquetados de violentos o en situación de riesgo, y que en Europa, Francia, Italia, Reino Unido y España suelen contar entre diez mil y doce mil individuos de esta condición; y el grupo C que constituye el 15%, aproximadamente, de los B, que son la vanguardia de todas las movidas que ocurran en un recinto deportivo de fútbol, incentivando a los B e incendiando a los A. De manera que cuando en un
campo de fútbol veamos a toda la hinchada de un club con sus camisetas respectivas y demás adornos franquiciados por los clubs, sin distinguir donde están los A, B o C, ahí, en ese campo si existe una
autoridad que represente al Estado, puede haber problemas y más si esta táctica esta preparada por los antisistemas.

En este caso, en la final de la Copa del Rey, todos los que estaban en las gradas eran B, es decir violentos o de alto riesgo, y según los cálculos a tenor del 15% reseñado anteriormente, lo más probable es que aquella hinchada fuera movida por 675 antisistemas radicales. En este orden, las soluciones a este problema son, en principio, de índole policial, segundo, las que deriven de la competencia de la Federación Española de Fútbol, tercera, de la Liga Profesional de Fútbol, cuarta, de las responsabilidades que cada Club tenga en el cumplimiento de la Ley referente a medidas preventivas relacionadas con la competición y por último, los socios. En cualquier caso es necesario un estudio serio de la fenomenología antisistema, asociada a las tribus y movimientos juveniles presentes en las gradas del fútbol, analizando su incidencia en los grupos eversivos y singularmente un estudio a fondo realizado por expertos y observadores de los antisistema a fin de orientar a los cuerpos de seguridad, Liga Profesional de Fútbol, Federación Española de Fútbol y clubs.
Tal vez sea esta, la final de la Copa del Rey del 2012, la que ha convocado la mayor manifestación de antisistemas a nivel mundial tras la manifestación de Seattle en 1999, que reunió a más de cuarenta
mil participantes, entre ellos sindicalistas, comunistas, ecologistas y otros colectivos ciudadanos, todos ellos en el discurso de la izquierda y protesta anticapitalista, confrontados con la Organización Mundial de Comercio, y otra celebrada en Berlín, y más acá la sucedida en Génova, por no añadir las que se han producido en la Plaza Mayor de Madrid, con ocasión del 15M, que en su mejor
convocatoria ha provocada la reunión y manifestación de veinte mil personas.

Julio de Antón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada